Platillo de El Bar

El Bar: más que un “bar”

Nunca me hubiera imaginado que detrás del nombre “El Bar” me encontraría un concepto distinto al que me había preconcebido con su nombre.

El bar gastronómico El Bar está situado en l’Eixample Esquerra de Barcelona, ciertamente es un bar, pero no uno cualquiera, sino un “bar gastronómico”. Cuando entras te encuentras la barra con algunos taburetes y media docena de mesas que albergan entre 4 y 6 comensales. No hay manteles, tampoco tiene una decoración muy vanguardista. Pero es curioso observar las paredes llenas de periódicos de los años setenta.

Al sentarte, te dará la cálida bienvenida Sergi Giménez, antiguo sumiller del que fue el restaurante Colibrí.

Carta

Su carta, cocinada por el chef Brian Matic, procedente del restaurante Olha, y su equipo, está compuesta por platos y platillos para compartir. Los platillos son los típicos de un bar: ensaladilla rusa, aceitunas o sus súper croquetas caseras de pollo y jamón. Pero sus platos “de resistencia” son dignos de un restaurante: canelón de ternera y foie trufado, raviolis crujientes de gamba con sala ponzu, entre otros. O una tortilla hecha al momento con huevos frescos con ingredientes de temporada.

En definitiva, te encontrarás las clásicas tapas de bar con su plus o clásicas ofertas de restaurante. Hay ofertas de temporada. La guinda la pone su extensa tabla de quesos, que hacen suspirar a más de uno.

Al profundizar en la calidad de la cocina, te encontrarás ingredientes bien equilibrados en el plato, que hacen destacar el ingrediente principal y lo realza con sus complementos y aliños. Algo que hoy en día parece estar en extinción. Ya que en nombre de la cocina de vanguardia y moderna, se hacen auténticas barbaries culinarias.

Las cocciones son, para mi gusto, excelentes: la vieira o el rabo de buey se deshacen en la boca.

Bodega

La bodega de El Bar es digna de restaurante de Estrella Michelín. Se compone de casi 90 referencias tanto en D.O’s nacionales como internacionales. Se sirven también en copas.

Es un local perfecto para ir a comer, cenar de manera desenfadada, en familia, amigos o pareja y como no, solo. Hay un espacio reservado para grupos reducidos. Y también, como bar, se puede hacer el vermut en su terraza.

Mi consejo: déjate guiar por las recomendaciones de su alma máter: Sergi Giménez.

Su precio medio es de 25€ , sin vino. Su menú de mediodía sobre los 16€. Cierra los lunes.

Más información www.elbarbarcelona.com