Cómo preparar aceitunas encurtidas

Preparar aceitunas en casa no es ninguna complicación. Solo se necesitan unos pequeños pasos diarios y el encurtido final.

Recuerdo de pequeña que mi padre me llevaba al campo a recoger aceitunas de los olivos. La mayor parte se convertía en aceite y una pequeña, las preparaba en encurtido.

En noviembre es el momento de prepararlas porque es cuando se recolectan.

Los que tenemos la suerte de tener olivares, no nos es difícil preparar aceitunas. Ahora te preguntarás…¿dónde puedo comprar aceitunas frescas? Pues muy fácil, en tu verdulería habitual. Una dos, o ya las venden, o bien tendrás que pedirlas.

Ahora vamos al quid de la cuestión ¿Cómo preparar las aceitunas en conserva? Pues bien muy fácil.

Primero: ni se te ocurra comerte una aceituna tal cual, el gusto amargo y áspero es bastante desagradable. Te lo digo por experiencia propia.

Segundo: lávalas y extrae todas las hojas o ramas que tengan.

Tercero: las introduces en un bote de vidrio y lo llenas de agua (sin nada más) hasta cubrirlas. Después tapa el recipiente.

Cuarto: durante al menos 20 días tendrás que cambiar diariamente dos veces el agua de las aceitunas.

Quinto: pasado este tiempo atrévete a probar una. Si aun tiene un sabor amargo, continúa cambiando el agua durante unos días más. No te preocupes, el tiempo no es exacto. Cuanto más estén bajo agua, menos amargas se vuelven. Durante este tiempo irás percibiendo un cambio de color de la piel de las aceitunas. No te preocupes, forma parte del proceso de emblandecerlas para quitar su aspereza.

Sexto: Pasado este tiempo, que será de máximo un mes, ya puedes preparar el encurtido. Consiste en una disolución de agua con 1/5 de sal. En un recipiente de vidrio con tapa, cubres las aceitunas con esta solución. Además, para que el resultado final tenga mejor sabor, puedes añadir hierbas aromáticas, ajo, pimienta o lo que te apetezca. En casa termino el proceso con un poco de aceite de oliva para sellarlo. Al final, cierra el bote.

Séptimo y último: dejar encurtir durante un mes, más o menos.

Entonces ya podrás degustar tus propias aceitunas.

¿Fácil verdad?