Sergi de Meià

Restaurante Sergi de Meià: productos de proximidad

La filosofía del restaurante Sergi de Meià es cocinar productos de proximidad y temporada con pocas transformaciones.

Conocí la cocina de Sergi de Meià cuando era el chef del restaurante Montvínic de Barcelona. Recuerdo perfectamente aquel encuentro. Era una noche para disfrutar de maridajes. Una velada memorable.

Ya entonces, sus productos provenían directamente de productores y pescadores locales. Y esta máxima la conserva hoy en día. Tiene como proveedores a más de 80 productores. En su carta puedes encontrar ostras del Delta del Ebro, ternera de Girona o las judías del Ganxet DOP del Vallès.

Carta

Pero hablemos de su cocina, que es lo que realmente te importa.

La carta del restaurante Sergi de Meià se basa en cocina tradicional con un toque de modernidad. Mezcla productos humildes con otros más sofisticados. Pero siempre manteniendo el equilibrio gustativo. Con esto quiero decir que notas todos los sabores pero siempre destaca el del producto principal. Su cocina es para paladares suaves. Si buscas picante, no es precisamente el restaurante que debes ir.

Si existiera un poemario gastronómico, Sergi de Meià sería uno de sus poetas.

Cuando entras y te sientas en el restaurante Sergi de Meià, el personal de sala te pregunta si quieres tomar un aperitivo antes de empezar la comida. Escógelo. Mientras te traen la carta, eliges entre los distintos menús o platos. Una vez seleccionado, pide por su bodega de vinos o cervezas artesanas. Si tienes dudas de cual tomar, pregunta al mismo camarero. Te lo resolverá, confía en él. Todo el personal de sala es muy profesional y atento.

Mientras esperas vete tomado a sorbos el aperitivo. Lo acompañará algún que otro platillo de bocado para empezar a entrar en materia.

Cuando empieces a comer, tendrás lista la botella escogida para el maridaje. Relájate y disfruta de la comida. Mientras saboreas cada uno de los platos, recuerda los guisos de tu abuela. Seguro que te viene algún recuerdo entre bocado y bocado.

Sin darte cuenta, entrarás en el mundo de los productos culinarios de proximidad y la gente que hay detrás. No es para menos.

Llegarás al postre de manera pausada, relajada. No te has dado cuenta, pero los pases están muy bien coordinados. Al final, tendrás la visita del mismo Sergi de Meià que te preguntará cómo has comido.

Entonces y solo entonces publica tu deseada foto en Instagram para explicar donde has estado.

Después ya puedes pedir la “dolorosa” y verás que no duele tanto como te imaginas…