El cilantro y el perejil, diferencias y usos

El cilantro, también denominado perejil chino por su parecido, es una guarnición que tiene un aroma muy especial, un tanto acidulado. Se usan tanto sus hojas como sus semillas. En hoja se denomina hierba aromática y en semilla, especia. Del perejil se usan sus hojas y sus tallos. Su gusto es más bien boscoso.

He convivido con el perejil desde que tengo uso de razón. En casa desde siempre lo hemos tenido plantado.

El cilantro lo descubrí hace muchos años en un viaje a Tailandia probando su platos de curry verde. Y en el viaje a la India, me volví fan. Tanto, que en casa tengo una maceta siempre para mi día a día.

Hoy en día es muy habitual encontrarte perejil y cilantro en las neveras de los supermercados fresco e incluso en maceta. En este caso, los puedes cultivar en casa. Sin obviar que en apartado de hierbas y especias te los encontrarás secos. De esta manera no son santo de mi devoción porque han perdido mucho aroma, pero si no toca más remedio…

Pero voy al grano. No quieres saber de mi vida sino de estas dos hierbas aromáticas.

¿Cuáles son las diferencias?

Físicamente las hojas del perejil y el cilantro son redondeadas, pero el perejil termina en punta. El perejil tiene un color verde más claro que el cilantro.

Si comparas las hojas de esta foto quedará mucho más claro.

Hoja perejil termina en punta
Hoja de cilantro
La hoja de perejil termina en punta
La hoja de perejil

En cuanto a sabor, el cilantro tiene un gusto dulce amargo. El perejil, herbáceo.

El cilantro no le gusta el calor, por lo que tendrás que usarlo crudo. No pasa lo mismo con el perejil que puede cocerse.

Usos culinarios

Perejil

En nuestra cultura, el perejil es el rey de los condimentos. Funciona bien con salados y salmuera.

Pero la pareja indiscutible es con el ajo. ¿Cuántas veces no has preparado una persillade para aderezar tus platos? Tanto crudo como pasado por la sartén con aceite. Así, encima la carne recién soasada quedará de película.

Pero no es la única combinación.

Con alcaparras, juega de primera con las sardinas asadas.

Con menta y preparar un delicioso tabulé.

Empanar pescados, contra-resta la salinidad con un toque fresco.

Cilantro

Un guacamole no sería lo mismo sin el cilantro y la lima, rebajando la grasa del aguacate.

La versión oriental del pesto: cacahuetes y cilantro.

El coco y su más que conocido curry verde que te sirven en el Sureste Asiático.

En salsa de tomate, una vez enfriada, unas hojas cortadas por encima y aderezan tus ensaladas de primera.

Hay muchas combinaciones más como el cilantro con la carne (como el pollo tandori) o el perejil con las ostras. Pero después de estas pautas puedes experimentar, ¿no?