Cómo escoger el mejor vino para cocinar

Los chefs dicen que cocines con el vino con el que vayas a maridar. Los mortales, el económico. Pero la realidad es que todo depende.

Aunque parezca mentira, el vino que uses para cocinar dará un sabor u otro en el resultado del plato. Y tienes que ser consciente. Al menos para que lo entiendas. Otra cosa son las posibilidades y las circunstancias de cada momento.

Pero vamos por partes.

Maridar con el mismo vino que has cocinado.

Los cocineros dicen que el mejor vino para cocinar es el que luego te tomarás en la mesa. ¿Por qué? Porque los sabores en el maridaje se complementan. Posiblemente. No he hecho tantas catas para verificarlo. Los chefs, sí.

En este sentido, si sois dos, posiblemente no os terminaréis la botella para comer. Por lo que adelante para cocinar con el mismo vino. Teniendo en cuenta dejar una parte para la comida.

Vinos para cocinar

Es lo que hacemos en casa. Es lo más práctico. Por un lado maridas con unos caldos más buenos y dejas en la cocina los vinos más básicos.

Pero ojo. Los básicos no pueden ser peleones. Ya te lo digo yo. Si te decantas por un tipo de vino de muy baja calidad, se notará en la comida. Deja un regusto muy ácido y desagradable en el resultado final del plato. Y eso sí que lo he comprobado personalmente.

Qué vino escoger con qué

No hay una regla fija. He cocinado vino tinto con carne y con pescado. Y en ambos casos el resultado final ha sido excelente.

De todos modos, en casa uso una regla. Para platos ligeros de sabor uso vino blanco. En cambio, para recetas más contundentes, vino tinto o jerez. Para contrastes de sabor dulce y salado, me decanto por vinos dulces.

Siempre tendrás que dejar evaporar el alcohol. No hay nada más desagradable que notar el vino en un guiso. Tienes dos opciones: o bien flamearlo o bien dejar la cacerola sin tapar hasta que se evapore.

Conclusión

Para cocinar compra un vino que esté bien. Entre 3 y 4 € tienes muy buenas opciones, aunque alguno es peleón. Evita los que más económicos porque alterarán el sabor de tus recetas. Los vinos blancos aportarán mucha acidez y los negros aspereza.

Si quieres usar el mismo vino que la cena, adelante. Algunas veces sí que he cocinado con él. El presupuesto será mayor. De todos modos, no soy partidaria de usar un vino carísimo en la cocina. Pero contra gustos…¡Colores!