Ensalada caprese instagrameable

4 maneras de presentar una ensalada de tomate instagrameable

Sin duda uno de los ingredientes estrella del verano es el tomate. Y como no, un ingrediente muy instagrameable para los foodies. Para tener más “me gusta” debe presentarse muy vistosamente.

Con la llegada de su temporada, aquí una servidora se va al huerto, escoge el que más le gusta y se lo zampa. Foto previa para publicarla en Instagram, claro. Casi siempre, en crudo y aliñado. Es un plato sencillo y muy rico. Por lo que es habitual que cada dos o tres días me prepare alguna comida con este fruto. 

Y para no aburriros con la misma foto de ensalada, la presento de forma distinta con ingredientes diferentes. De este modo la fotografía queda más atractiva.

Por eso te invito a que prepares estas ensaladas y crear suculentas instantáneas . De este modo los “me gusta” subirán como la espuma.

Flor de tomate

Flor de tomate

Necesitas uno (no demasiado grande) por persona, unas cuantas aceitunas y hojas de albahaca.

Límpialos y los pelas (si te apetece). Los cortas a gajos. Me gusta ponerlos en un colador un rato con un poco de sal para que pierdan el agua.

Para la presentación, usa una fuente de servir de vidrio llana y redonda. Coloca los cortes uno al lado de otro en forma de circunferencia. Empieza desde fuera. Una vez cerrado el círculo, procede a uno nuevo. Dispone de más trozos en la parte interior de la circunferencia, también uno al lado de otro. Cada vez el espacio para distribuirlos se hace más pequeño. Termina con la última porción puesta encima del círculo. Agrega las aceitunas esparcidas por encima. Coloca las hoja de albahaca alrededor del plato. Aliña al gusto y ya la puedes servir.

Pinchos de tomate y mozarela

Brocheta de tomate y mozarela

En esta ocasión usa cherries y mozarela mini. Lava y seca los tomates. Escurre el queso.En una brocheta clava un cherri y una bola de mozarela. Los intercalas hasta cubrir toda la longitud del pincho.Para el aliño, pica un poco perejil y un diente de ajo, frescos. Le añades un poco de aceite, sal y pimienta y condiméntalos. Se sirve en un plato llano. Si es oscuro, los ingredientes resaltarán mucho.

Ensalada caprese

Ensalada caprese

Esta clásica ensalada se sirve de mil maneras. En esta ocasión de doy una idea muy original para una presentación individualizada. Necesitarás unos frutos maduros, hojas de albahaca frescas, mozarela y parmesano. Sal, aceite, vinagre de Módena y pimienta negra para el aliño.

Lava y seca los tomates. Córtale el pedúnculo. Con un cuchillo afilado, córtalo en rodajas de 5 mm transversales sin llegar a partirlo. La base tiene que estar sujeta. Tiene que quedar forma de abanico. Déjalo escurrir un rato. Después lo pones en platos individuales. Haz lonchas enteras del queso fresco. Colócalas entre los cortes. Limpia y seca las hojas de albahaca y también las repartes entre los gajos.

Con la ayuda de un pelador, haz virutas de parmesano y las distribuyes por encima. Sazona con vinagre y aceite. Salpimienta al gusto. Y ya lo podrás servir, sin antes hacer la foto, claro.

Tomate relleno

Tomates rellenos

De la clásica ensalada de atún, cebolla y aceitunas pasa a ser un tomate relleno con estos ingredientes.

Para dos raciones necesitarás una lata de atún, una pequeña de aceitunas y media cebolla.

Primero corta la parte de arriba del tomate. Con la ayuda de una cuchara vaciadora, saca toda la carne del interior. La reservas para otra elaboración. Lo sazonas al gusto y lo pones cabeza abajo para escurrir toda el agua unos minutos.

Mezcla el atún, las aceitunas y la cebolla cortadas bien pequeñas con un chorro de aceite y un poco de sal y pimienta.

Rellénalos, adereza con un chorro de aceite. Los puedes presentar en una fuente de servir o individualmente en un plato bonito.

Al final, de un fruto tan sencillo tendrás 4 maneras de presentarlo y fotografiarlo para subirlo en tus redes sociales preferidas. Y como no, subir “me gusta”.

Y recuerda que la mejor manera de inmortalizarlo, si no eres profesional de la fotografía, con luz natural, un encuadre recto y sin elementos distorsionadores que no vienen a cuento (el grifo de la cocina, por ejemplo).

Y un truco, no viertas en aceite hasta momentos antes de fotografiar. De este modo quedará brillante y más apetitoso.