Ensalada tibia de patata

Esta receta de ensalada de patata es muy fácil de preparar que, en verano, será la delicia de los tuyos.

Se considera una ensalada tibia aquella que tiene ingredientes fríos y calientes. Este tipo de preparaciones tienen la particularidad que deben servirse inmediatamente después de añadir lo cocinado.

Ingredientes (para dos personas)

  • 2 patatas medianas
  • 20 gr de piñones
  • 50 gr de bacon cortado a tiras
  • 7 cucharadas de aceite
  • Sal y pimienta al gusto
  • 3/4 hojas de lechuga
  • 5 tomates cherry

Utensilios

  • Tabla cortar
  • Olla con tapa
  • Cuchillos
  • Espátula
  • Sartén
  • Cuchara

Tiempo: 1 hora

Dificultad: fácil

Elaboración

  1. Pon a hervir las patatas enteras en una olla con agua hasta que las cubra.
  2. Tápalas y cuécelas a fuego medio durante 40 minutos aproximadamente.
  3. Una vez enfriadas, las pelas y las cortas a rodajas.
  4. Colócalas en la fuente de servir.
  5. Corta los tomates por la mitad y los esparces encima de las patatas.
  6. Corta las hojas de lechuga y también las incorporas en la ensalada.
  7. Salpimienta al gusto.
  8. Alíñalo con 4 cucharadas de aceite
  9. Lo reservas en la nevera cubierto con papel film para que no se seque hasta la hora de servir.
  10. Cuando estés a punto de servir, saltea los piñones y el bacon a fuego medio durante 5 minutos. 
  11. Remuévelo a menudo para evitar que los piñones se quemen. Tienen que quedar tostados.
  12. Una vez cocinado, lo agregas por encima la ensalada y la sirves inmediatamente.

Este contraste con las verduras frías de la nevera con el bacon y los piñones da muy buen juego en la boca. 

Evidentemente que lapidarías servir fría, pero este juego de temperaturas es lo que la hace única.

¿Te la puedes llevar a la oficina?

Pues evidentemente que . En un recipiente colocas las verduras sin aliñar. Te aconsejo que lo cierres al vacío, ya que la patata pierde el sabor una vez pelada y cortada. Si no, te la llevas sin pelar y lo preparas al momento. 

En otro recipiente colocas el bacon y los piñones. En el momento de comer, lo calientas y lo añades a la ensalada previamente aliñada.


Y así sin más tienes una receta fácil con ingredientes que acostumbras a tener en casa.