Receta pastel de queso

Esta receta es la clásica tarta de queso hecha al horno con queso Philadelphia. Además muy fácil. Por consiguiente, no es la del restaurante la Viña, que tan famosa ha sido en los últimos tiempos en redes.

Este pastel de queso lo hago en casa desde que tengo uso de razón. Es la que llevaba pasas por dentro. Me la enseñó la modista de mi madre. Y la verdad, es la que más me gusta. Consistente y sabrosa.

Ya sé que me dirás que la última versión exitosa de este plato es la que es cremosa por dentro. Pero la verdad, a mí me parece un plato que no está acabado. El almidón le queda un punto de hervor y se nota. Pero para gustos, colores.

La ventaja de la preparación es que mezclas todos los ingredientes (siguiendo la regla del 3) y los bates

No hace falta hacer ningún ceremonial. He visto en algún reels que baten el azúcar con los huevos hasta doblar su tamaño. Pues ya te digo que no sirve para nada. Básicamente porque es una masa demasiado líquida para que aguante la esponjosidad. Lo único que vas a conseguir es burbujas que se te van a quemar y quedará feo.

Ingredientes:

  • 3 yogures naturales
  • 3 cucharadas de maizena
  • 180 gr de queso fresco de untar (si quieres, puedes usar toda la terrina de 200 gr)
  • 3 huevos
  • 9 cucharadas soperas de azúcar

Utensilios

  • Batidora de mano
  • Cuenco
  • Papel de horno
  • Molde de 18 cm

Dificultad: fácil

Tiempo: 10 minutos para prepararla. 1 1/2 para hornearla

Elaboración:

  1. Precalienta el horno a 160ºC
  2. En un bol pones todos los ingredientes.
  3. Con una batidora de mano los mezclas hasta obtener una masa homogénea.
  4. Coloca el papel de horno en el molde. Lo hago así porque es más fácil desmoldar.
  5. Vierte la pasta en él.
  6. Hornéala durante hora y media aproximadamente. O hasta que esté dorada por fuera.
  7. Dejas enfriar. Primero a temperatura ambiente. Después en el frigorífico.
  8. La desmoldas y ya podrás servirla.
Receta del pastel de queso perfecto

Este cheesecake puedes servirlo solo o bien acompañado de una mermelada de frutos rojos, de naranja o de higos. 

Para terminar, si te apetece probarla en el formato de moda. Es decir, cremosa por dentro, simplemente sube la temperatura del horno a 180ºC y déjala cocer sobre una hora. O, hasta que esté dorada.